¿Qué tipos de sistemas de etiquetado automático hay? ¿Qué equipos son mejores?

Cada vez son más los sistemas de etiquetado automático que podemos encontrar en el mercado. Esto nos deja muchas más posibilidades para encontrar aquel sistema que se ajuste en su totalidad a nuestras necesidades, al mismo tiempo que nos toca decidir cuál es la mejor opción.

En esta ocasión desde Surjet hoy os traemos esta nueva entrada con la que descubrir algunos de los sistemas de etiquetado automático que podemos encontrarnos en el mercado.

¿Qué es un sistema de etiquetado automático?

En primer lugar, lo que tenemos que tener claro es qué es un equipo de etiquetado automático. De forma simplificada podríamos resumirlo como una máquina que dispensa una etiqueta y la aplica sobre el producto, envase o empaquetado.

Existen muchos tipos de sistemas y son diferentes las clasificaciones que se pueden hacer de ellos. La primera y más sencilla es catalogarnos en función de su aplicación, lo que nos deja dos tipos de máquinas: las de aplicado y las de impresión y aplicado.

Por un lado, los sistemas de solo aplicado son aquellos que utilizan etiquetas preimpresas y cuyo trabajo es colocarlas sobre la superficie que se desea. Los usos más comunes son:

  1. La decoración primaria del producto, paquete o envase.
  2. Un etiquetado promocional.
  3. El etiquetado de seguridad.
  4. Dar información y visualización del producto o de sus características.

Por su parte, los equipos de impresión y aplicado imprimen también la etiqueta que posteriormente se aplica sobre la superficie para la que fue diseñada. Son destinadas en su mayoría a:

  1. La identificación o seguimiento del producto durante los movimientos logísticos, como los conocidos códigos de barras.
  2. Información variable sobre el producto en cuanto a las fechas de caducidad, información nutricional, etc.
  3. Como decoración primaria del producto, ya que esta tecnología cada día es más rápida y de mayor calidad.

¿Qué tipos de aplicadores hay?

Existen diferentes tipos de aplicadores en el mercado, lo que nos abre una gran posibilidad de sistemas de etiquetado que pueden adaptarse a nuestras necesidades.

A continuación, os hablaremos de algunos de los aplicadores más comunes que podemos encontrarnos a la hora de elegir el sistema más adecuado para nuestra cadena de producción:

Aplicadores con rodillo o tambor

La forma más común para fijar la etiqueta es a través de la utilización de rodillos de caucho o espuma. Estos sistemas son los más apropiados para la colocación de etiquetas en paquetes planos o cilíndricos o en aquellas superficies más cóncavas o convexas.

Este tipo de aplicadores usan un cabezal en posición vertical encima del paso del producto. Puede haber más posibilidades como emplear más de un cabezal para colocar etiquetas simultáneamente en diferentes zonas del producto.

También pueden utilizarse rodillos de aluminio para etiquetar aquellas superficies más dispares y flexibles. La posibilidad de usar rodillos motorizados hace que las etiquetas puedan acomodarse en aquellas áreas más difíciles.

Aplicadores con almohadillas de presión o pistones neumáticos

Otro método de aplicado es el uso de almohadillas o pistones para colocar las etiquetas en el lugar adecuado. En este caso, la etiqueta cuando ha sido dispensada se succiona hacia una almohadilla al vacío en el extremo de un pistón para luego aplicarse sobre la superficie de forma precisa en el momento en el que se libera la succión.

Con estos sistemas la etiqueta puede colocarse en cualquier superficie, dirección o ángulo. Dependiendo del recorrido del pistón se pueden llegar a colocar hasta en el fondo de algún objeto como en el interior de un vaso.

Aplicadores con inyección de aire o soplado

Este sistema es empleado cuando se requiere aplicar una etiqueta sobre superficies que con el resto de aplicadores no se podría. Un ejemplo claro son los productos más delicados o en los que no puede haber un contacto entre la superficie y el aplicado como la fruta más delicada.

El sistema usa el soplado con presión de aire. Una vez que recoge la etiqueta con una ligera succión, la sopla y la lanza hacia el producto.

Ventajas de las etiquetadoras automáticas

Son muchas las ventajas que estos sistemas nos ofrecen durante las cadenas de producción y es que son la mejor alternativa.

En primer lugar, lo que destacamos es la precisión de estos sistemas. Son capaces de adaptarse de forma sencilla y cómoda a cualquier cadena de producción con cualquier tipo de mercancías. Además, todo ello lo hacen rápidamente. Esto proporciona que la velocidad del etiquetado sea mayor y, por tanto, el ritmo de la cadena de producción sea más ágil.

Como ya hemos mencionado, la fácil adaptabilidad de estos sistemas nos consigue una total personalización del etiquetado. Esto causa que las máquinas se adecúen y puedan ajustarse a las necesidades de cada producción.

Con el avance de este tipo de tecnología también debemos de destacar su completa integración en la cadena de fabricación de cualquier producto. Estos pueden combinarse sin problemas con otros equipos para poder automatizar y ganar efectividad en el día a día de una producción.

En el mercado podemos encontrarnos una infinidad de posibilidades para este tipo de sistemas, elegir el más adecuado dependerá de las necesidades que se busquen cubrir y optar entonces por aquel sistema que mayores beneficios nos ofrece.

Contar con especialistas para poder tomar la decisión adecuada es la mejor opción para conseguir los resultados esperados. En Surjet contamos con grandes profesionales del sector y más de 15 años de experiencia dando la mejor impresión para asesorarte y ayudarte a elegir la mejor alternativa.

 

Caja de reciclaje con impresión directa