Tendencias de futuro en el uso de materiales para envases en el sector del packaging

Nos encontramos inmersos en plena era digital y en una época donde la economía y la sociedad mundial ha sido sacudida por la pandemia del Covid que ha acelerado muchos procesos como la digitalización o la sostenibilidad y el cuidado del medioambiente.

La cadena de suministro a nivel mundial se ha mostrado como un elemento indispensable en nuestra sociedad actual debido a la globalización, y al aumento del número de envíos que se realizan por los distintos tipos de transporte.

El futuro del packaging se está gestando con el objetivo de encontrar un equilibrio entre la vida útil, la seguridad de los productos, y el impacto ambiental. Por ello, se trabaja en las nuevas corrientes a las que se dirige esta industria.

Las tendencias en packaging para 2022 ponen el foco en el cuidado del medioambiente, apostando por el reciclaje y reutilización, así como el uso de materiales de embalaje verdes y no contaminantes.

Para 2030, se plantea que todos los envases sean reutilizables o puedan reciclarse, al menos, de manera rentable. Esto supone un importante desafío en materia de I+D+I. Por ello, el reto es conseguir que los nuevos materiales y las soluciones alternativas al plástico mantengan sus propiedades barreras y otras funcionalidades.

Ahora bien, pero ¿cuál será el futuro de los materiales como el cartón o el plástico?

Cuál es el futuro del cartón

Las tendencias empaquetado ponen de manifiesto que los embalajes de cartón seguirán siendo importantes en los próximos años para poder asumir la gran cantidad de envíos que se realizarán, sobre todo, por el auge de las compras online y los eCommerce

Los principales motivos por los que la demanda de cartón seguirá en aumento son:

  • Ventas por internet. El principal factor que hace del cartón un material con gran demanda es el creciente aumento de las compras online.
  • Menor uso del plástico. Cada vez existen más medidas y normativas enfocadas en reducir el uso del plástico debido a su alto nivel de contaminación.
  • Reutilización y reciclaje. El cartón es un elemento que puede ser reutilizado en numerosas ocasiones (como las cajas de cartón, por ejemplo). También es un material que permite su tratamiento para poder ser reciclado y darle segundos usos.
  • Bajo coste. Los embalajes de cartón son baratos por lo que son ideales para el envío de paquetes sin que incremente el precio del envío o la transacción de forma considerable.

El uso del papel y el cartón en sustitución del plástico es una práctica por la que cada vez apuestan más empresas para proteger el medioambiente y cumplir con las distintas normativas.

Por ejemplo, podemos ver en supermercados, tiendas de ropa, farmacias y comercios similares, como poco a poco abandonan las bolsas de plástico por bolsas de papel, algo que se puede también apreciar en envases de productos como la harina, el pan o el azúcar.

Qué ocurrirá con el plástico

Uno de los grandes problemas con el medioambiente es debido al excesivo uso del plástico, un material contaminante que se usa en todos los sectores productivos.

En cuanto al embalaje, las tendencias logísticas para 2022 indican que su uso seguirá en descenso debido a las sanciones y normas impuestas por los gobiernos y entidades reguladores con el objetivo de limitar su uso.

Sin embargo, hay sectores y productos donde el uso del plástico es indispensable debido a sus características, como por ejemplo en los sectores de la alimentación, el farmacéutico o el químico.

Las empresas empiezan apostar por los nuevos bioplásticos y a implementar planes de reciclado para poder seguir utilizando el plástico bajo condiciones controlables que reduzcan de forma notable su impacto en el medio ambiente.

Los distintos gobiernos y organizaciones aplican medidas para gravar el uso de plásticos no reciclables y establecen planes para alcanzar altas cuotas de recogida de envases y embalajes de este material para proceder a reciclarlos y darles nuevas aplicaciones (como para crear palets para su uso en logística y así sustituir los tradicionales palets de madera).

Sin embargo, ¿cómo pueden las empresas ganarse la confianza de los consumidores?

La confianza del consumidor

En el 2022 el número de consumidores que tendrá como uno de sus criterios principales de compra la sostenibilidad, se incrementará de forma considerable.

La situación creada por la pandemia, que aún no está del todo resuelta, ha puesto de manifiesto la necesidad de cuidar el planeta y de los recursos que nos ofrece.

Las empresas que implementen una estrategia de sostenibilidad y cuidado del medioambiente se ganarán la confianza de un mayor número de consumidores que buscan productos y servicios que ofrezcan un impacto mínimo en el entorno.

A pesar de esto, ¿qué nuevos materiales se usarán para el packaging?

Nuevos materiales para el packaging

La aparición de nuevos materiales como los bioplásticos o los envases de piezas monomateriales reutilizables están revolucionando el packaging.

Se está invirtiendo muchos recursos, tiempo y esfuerzo en desarrollar materiales que reduzcan la contaminación creada por los envases y embalajes que se utilizan para proteger y enviar los productos.

Las principales características que se buscan en estos nuevos materiales es que puedan tener un gran número de usos, su reciclaje sea sencillo y poco costoso, y que no se necesite una gran cantidad de energía para fabricarlos (para reducir la huella de carbono).

Las novedades del packaging 2022 se encaminan en una apuesta definitiva por la sostenibilidad, el uso de materiales verdes y el reciclado, con el fin de cuidar el medioambiente.

Sin embargo, existen cuatro grandes tendencias para el futuro del packaging, ya que esta industria está evoluciando hacía un equilibrio entre la vida útil, la seguridad de los productos y el impacto medioambiental.

4 tendencias para el futuro del packaging

1.   Ecodiseño

Se trata de una tendencia enfocada hacia una visión más global: diseñar para reciclar y potenciar la economía circular, que no es solo reciclado sino también la reducción del desperdicio alimentario.

Es fundamental diseñar con el objetivo de buscar la seguridad alimentaria; reducir el despilfarro de comida, y reciclar, dirigiéndonos al uso del monomaterial y a la reducción de aditivos no necesarios, como, por ejemplo, los colores.

El ecodiseño debe tener en cuenta al consumidor final en la transformación de los envases. Pues se debe de crear conciencia de que ofrecerán un producto de envase distinto, (recicladle, reutilizable o de monomaterial).

El objetivo de esto es seguir trabajando en el futuro del packaging, en la búsqueda de mejores materiales y en la realización de una labor pedagógica al consumidor, para informar sobre las consecuencias que tiene usar los plásticos y el futuro de este.

2.   Uso de monomateriales

Desde hace años, en el segmento de botellas y tarros, la tendencia se dirige hacia la reducción del peso de los envases.

El mercado de las botellas flexibles para packaging ha evolucionado hacía la combinación de diferentes tipos de materiales poliméricos y no poliméricos. El objetivo de esto es buscar las mejores propiedades de cada material, en cada momento, obteniendo envases disruptivos.

Pero, la tendencia es plantearse qué hacer con los envases tras ser usados. Lo más común es darle una segunda vida, lo que tiende hacia la reciclabilidad. Esto ocurre por la utilización de los monomateriales para facilitar la eficiencia de la recuperación de esos elementos.

3.   Reciclado postconsumo

Se debe garantizar un futuro sostenible de oferta y demanda: la legislación va más rápido que la economía real. Y la demanda de consumo de estos materiales acelera mucho los procesos, no obstante, hay otra parte que va más lenta.

Por ello, o se comienza a agilizar la maquinaria o se generarán diversos problemas de suministro para atender las necesidades de los consumidores. Es fundamental acelerar la reciclabilidad de los envases, para garantizar la suficiente materia prima, y potenciar las tecnologías de los recicladores. Todo ello manteniendo la calidad del envase.

Durante años se prohibió usar materiales postconsumo en contacto con alimentos, por ejemplo, en España se autorizó tarde en comparación al resto de Europa, lo que llevó a un retraso de la industria del reciclado.

En este aspecto, queda mucho por trabajar en la calidad de estos materiales, así como la poca disponibilidad, lo que conlleva un aumento de precios.

4.   Preparar al consumidor en materia de separación de residuos plásticos

El futuro del packaging está corriendo mucho en la aparición de nuevos envases, mientras que las infraestructuras de recogida no están del todo desarrolladas, ni el consumidor final está educado. Es necesario una labor de formación en los materiales compostables puesto que la mayor parte de los consumidores aún cree que se trata de un plástico normal.

Además de la gestión, los administradores de residuos deben tener un papel importante en las campañas informativas al consumidor. Es necesario una función formativa centralizada y con claras instrucciones. Incluso, se debe de tener en cuenta que la mejora de las ratios de efectividad de la selección y del reciclado comienza por la educación del consumidor final.

Es fundamental facilitar la vida al consumidor, con un etiquetado sencillo y entendible que informe sobre el material del envase y su reciclabilidad para que se seleccionen los tipos de recipientes en función de su sostenibilidad.

Si estás pensando en imprimir sobre diferentes materiales como cartón, plástico o metal, y no sabes qué máquina es la adecuada para ello, contacta con nosotros y te asesoraremos de forma personalizada, ofreciéndote el modelo ideal para que puedas realizar tus impresiones de forma rápida, eficiente y al menor coste.

Impresora digital imprimiendo un ejemplar de pasaporte fitosanitario europeoSímbolos de materiales peligrosos, tóxicos o inflamables según la CLP y el códigho UFI